IR A LA WEB DE SEDUS

Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

Bienestar, la clave del éxito de una oficina

El bienestar en la oficina es una buena estrategia corporativa: aumenta el compromiso y la productividad de los empleados, incrementa la competitividad de la empresa y ayuda a ganar la guerra por el talento.

El concepto de bienestar no tiene una definición uniforme en todo el mundo y, además, su significado evoluciona constantemente. Aunque el término bienestar hacía tradicionalmente referencia a la ausencia de enfermedades o afecciones y trastornos de la salud, ahora abarca todos los aspectos del confort, desde los físicos y mentales hasta los sociales.

Cuando se evalúa el concepto de bienestar, se tienen que considerar diferentes factores:

— El cuerpo, lo cual incluye las áreas de la salud física, la nutrición y el sueño.

— El estado anímico, incluyendo sentimientos, la habilidad de gestionar el estrés y el equilibrio emocional.

— Y finalmente, las habilidades del individuo para cultivar sus relaciones, para sentirse responsable y comprometido con a una comunidad, para desarrollar el sentido de propiedad o pertenencia, y comunicarse con otros con confianza.

Todos estos aspectos son elementos cruciales a considerar cuando se diseña un espacio de trabajo, con el objetivo de generar el entorno perfecto para cada persona, y que, de este modo, puedan llevar a cabo sus obligaciones laborales de la mejor forma posible. Un entorno ya no depende de las características espaciales del edificio, ni de la ergonomía de las sillas o mesas, sino de la facilidad de pasar de una tarea a otra, centrándose tanto en las actividades individuales como en las participativas y de reflexión colectiva, como es el caso al participar en sesiones de «brainstorming», al concentrarse en una entrega o presentar resultados en una reunión.

La evolución de los dispositivos digitales nos ha permitido realizar la mayoría de estas tareas desde cualquier lugar y a cualquier hora. Como consecuencia, las personas han cambiado su comportamiento en el trabajo, exigiendo más libertad en la toma de decisiones sobre dónde trabajar.

Al mismo tiempo, los empleados de oficina experimentan un incremento de la complejidad en la gestión de sus agendas personales. Como resultado, la mayoría de los empleados pasan la mayor parte de su tiempo trabajando (más que durmiendo) a pesar de que es un hecho generalmente reconocido, especialmente para aquellos que trabajan en tareas intelectuales, que cada hora de trabajo por encima de las 40 horas hace que el trabajador sea menos efectivo y productivo, tanto a corto como a largo plazo. Solo el 20% de los trabajos de hoy en día requieren un nivel moderado de actividad, en comparación con el 50% de los años 60.

La inactividad física y los comportamientos sedentarios son cuestiones que afectan a más del 30% de la población urbana mundial. Según la British Heart Foundation, el 37% de los hombres pasan menos de 30 minutos de pie durante el tiempo en la oficina (43% de las mujeres) y el 78% de los trabajadores sienten que pasan demasiado tiempo sentados mientras están trabajando.

Estas condiciones suelen estar ligadas a una pobre alimentación, inactividad física, estrés, obesidad y tabaquismo: todos estos factores son considerados la causa de millones de muertes prematuras, enfermedades e incrementos de costes para las compañías y la sociedad.

Un estudio de Price Waterhouse Cooper revela que los trastornos musculoesqueléticos, como el dolor lumbar o cervical, condujeron a pérdidas por valor de 31 millones de dólares estadounidenses en 2013. Por su parte, los analistas de Gallup confirmaron que los trabajadores obesos, un tercio del total en Estados Unidos, pierden 450 millones de días más por año que los que pierden los trabajadores sanos.

Sin embargo, no es solo cuestión de inactividad física o sedentarismo: los hábitos poco saludables conducen a estrés, ansiedad o depresión, lo que llevó a 15 millones de días de trabajo perdidos en 2013. Estas son las principales causas de absentismo de los empleados en Estados Unidos, lo que supone un coste de 3.800 millones de dólares por año.

El absentismo es solo uno de los aspectos de un mal estilo de vida en el trabajo; otro, también muy importante, es el «presentismo», es decir, la situación en la que los empleados están en el trabajo, pero no son completamente productivos debido a problemas personales de salud.

El presentismo está estrechamente relacionado con el nivel de compromiso personal, es decir, una «conexión positiva, entusiasta y eficaz con el trabajo, motiva a un empleado a invertir en la realización de sus tareas para conseguir un resultado con excelencia, puesto que el trabajo da energía a la persona», tal y como apunta el Sloan Center on Aging & Work.

Las investigaciones muestran que los empleados comprometidos son un 26% más productivos, se ausentan un 20% menos al trabajo y tienen más probabilidades de resistir las tentaciones de dejar la empresa, con visibles ventajas sobre el coste y rotación de los empleados y la capacidad de atraer a los trabajadores más talentosos.

La pérdida de productividad que se produce en relación con la salud mental, el «presentismo» le cuesta por sí solo 15.100 millones de libras a la economía de Reino Unido. No obstante, según Gallup, más de dos tercios de los trabajadores estadounidenses carecen de compromiso en sus lugares de trabajo.

Considerando que los salarios y prestaciones de los empleados representan el 90% de los gastos de explotación habituales de un negocio (el alquiler de un espacio es alrededor del 9% y los costes de energía un 1%) no resulta sorprendente que muchas de las grandes corporaciones se centren en las políticas para mejorar el bienestar en el lugar de trabajo.

Google, Adidas y muchas otras están implantando programas de bienestar personalizados para sus empleados en todo el mundo, centrándose en el entrenamiento personal y en la práctica de ejercicios de «mindfulness», para mejorar las habilidades de inteligencia emocional, generar un estado de ánimo positivo y cimentar el liderazgo.

La guerra por el talento parece que está teniendo lugar en los gimnasios de las oficinas, a pesar de que los centros de bienestar son solo una parte de las instalaciones y herramientas para despertar el compromiso de los trabajadores y aumentar su entusiasmo, participación y colaboración. Puede que simplemente porque les proporcione más control y libertad para elegir dónde y cuándo quieren trabajar de manera más productiva.

Este artículo es un extracto de nuestro Monitor de tendencias Sedus Insights. Si desea saber más, haga clic aquí.

* Gráficos de Pierandrei Associati

Más información:

  1. https://well.blogs.nytimes.com/2011/05/25/less-active-at-work-americans-have-packed-on-pounds/
  2. https://www.bhf.org.uk/informationsupport/publications/statistics/physical-activity-statistics-2015
  3. https://news.gallup.com/poll/151838/gallup-top-wellbeing-discoveries-2011.aspx
  4. https://wellbeing.bitc.org.uk/all-resources/research-articles/managing-presenteeism-discussion-paper
Click to rate this post!
[Total: 0 Average: 0]