IR A LA WEB DE SEDUS

Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

El trabajo ágil y la neurociencia: el movimiento (Parte 2)

En la primera parte del artículo veíamos que el cerebro y la productividad se benefician considerablemente del movimiento. La proteína de maduración cerebral FNDC es en parte responsable de que los procesos de pensamiento sean más rápidos y eficaces. En esta segunda parte analizamos la importancia del espacio a la hora de estimular el movimiento.

Bienestar, estímulos y movimiento

La actividad física regular puede duplicar el número de células nerviosas recién formadas. Para ello es necesario, no obstante, que las condiciones espaciales/laborales estimulen regularmente el movimiento. El «enriquecimiento ambiental» es el concepto acuñado; el objetivo: posibilitar comportamientos saludables esenciales y reducir los comportamientos patógenos. Se trata sobre todo de promover el bienestar físico y mental de los empleados mediante una estimulación equilibrada y, en la medida de lo posible, natural de los órganos sensoriales, con un entorno rico en estímulos. El bienestar en general y el trabajo mental en particular son los beneficiarios. La ausencia de sensores que solo pueden activarse con el movimiento puede dar lugar a trastornos posturales y de comportamiento, a déficits de concentración, de habla o de lectura. De hecho, un grupo de investigadores halló una relación directa entre un entorno rico en estímulos y la liberación de factores protectores de los nervios en el cerebro. Estas proteínas ayudan a las células nerviosas a diferenciarse y las mantienen vivas. En general, se consideran componentes clave para la capacidad de adaptación y cambio del cerebro (plasticidad neuronal biopositiva) y, por tanto, constituyen la base de los procesos de pensamiento.

Agile Working agiles arbeiten selab

El equilibrio de cuerpo y mente

Todos estos descubrimientos nos dan a entender que cuerpo, mente y psique forman una unidad, que cualquier separación es antinatural. Los efectos positivos del ejercicio sobre la aptitud mental han sido probados por estudios relevantes. Cambiar permanentemente de postura, ponerse de pie y moverse por la habitación aumenta el estado de alerta al bombear oxígeno y sangre fresca al cerebro. Investigaciones recientes también han demostrado que utilizar las manos para gesticular, dibujar o escribir activa nuestros sistemas sensoriomotores, que están «dormidos» cuando estamos inactivos. Los entornos que permiten una serie de posturas y estímulos positivos también fomentan la implicación mental.

Investigadores de Stanford descubrieron que caminar aumenta la inspiración creativa: la producción creativa de una persona aumentaba en un 60 por ciento de media. En otro estudio de Stanford, publicado en el libro Make Space, los investigadores examinaron cuatro prototipos de espacios para entender cómo los entornos de trabajo afectan a la colaboración. El espacio que animaba a los estudiantes a estar de pie y moverse «promovió una abundante cosecha de ideas». Por el contrario, «los estudiantes que se sentaban cómodamente en sillones solían criticar otras ideas en lugar de crear nuevas». Nuestros cerebros y cuerpos están diseñados para el movimiento regular en la vida cotidiana, para el movimiento en un entorno natural.

Esto le puede interesar también:

Click to rate this post!
[Total: 3 Average: 5]