IR A LA WEB DE SEDUS

Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

¿Es el diseño salutogénico la próxima gran tendencia en el espacio de trabajo?

Una serie de cuestiones rompedoras sobre el espacio de trabajo han pasado a formar parte del pensamiento dominante en los últimos años, con la biofilia como caso quizás más llamativo. Este es un principio del que se habla ya en los medios de comunicación de masas, como demuestra una reciente entrevista en la CNN con uno de los principales defensores del diseño biofílico en Europa, Oliver Heath. La entrevista explora en modo en que la biofilia aprovecha nuestro amor por la naturaleza para evocar ciertos comportamientos y emociones.

Este interés generalizado por la biofilia es a su vez una señal de la búsqueda de las empresas de formas sofisticadas de hacer frente a una serie de retos interrelacionados, entre los que se incluyen el compromiso con los empleados y el cuidado de su bienestar, unidos a la mejora de la productividad. No en vano, el diseño biofílico ha resultado en una serie de beneficios demostrables, tanto anecdóticos como respaldados por pruebas.

Además, es también una forma muy moderna de abordar las cuestiones de la productividad y el bienestar. El enfoque adoptado por los empleadores más innovadores ya no se centra en la creación de culturas y entornos que no dañan, sino más bien en la creación de un entorno y una cultura que fomente el compromiso, mejore el bienestar, aborde el estrés y las presiones y ayude a aumentar la productividad.

En la actualidad es muy común que las empresas tengan estrategias de bienestar bien definidas. Casi la mitad de los empleadores del Reino Unido cuentan ya con una estrategia y el 60 por ciento de los directores ejecutivos dicen que la salud mental de los empleados es su principal prioridad, según el Informe sobre el bienestar de los empleados de 2018 de la Rewards and Employees Benefits Association.

Salutogénesis

El diseño biofílico juega un papel importante en este sentido, si bien se engloba en el modo general en que se crean los espacios para mejorar la salud y el bienestar de las personas. Debido a que muchas empresas están abordando esta cuestión de manera cada vez más sofisticada, aparte del diseño biofílico, en un futuro próximo es posible que escuchemos hablar mucho más sobre el diseño salutogénico.

Salutogénesis es un término acuñado por el sociólogo médico Anton Antonovsky y describe sus investigaciones de los años setenta y ochenta sobre los vínculos entre el estrés y la salud física y mental. Descubrió que la dicotomía tradicional entre salud y enfermedad no bastaba para describir el estado continuamente cambiante que las personas experimentan en su vida diaria. Derivó el término como un antónimo de la patogénesis, que describe cómo tratar la enfermedad después de que una afección se ha hecho evidente.

Antonovsky se centró especialmente en la forma en que las diferentes personas responden a la omnipresencia del estrés. Observó que algunas personas no solo no sufrían los efectos nocivos del estrés que otros consideraban incapacitantes, sino que gozaban de buena salud a pesar de ello.

Su explicación sugería que la razón subyacente era el sentido de coherencia de la persona, definido como «una orientación global que expresa hasta qué punto uno tiene un sentimiento de confianza profundo, duradero y dinámico de que los estímulos que se derivan de su entorno interno y externo en el curso de la vida son estructurados, predecibles y explicables; los recursos están disponibles para satisfacer las demandas planteadas por estos estímulos; y estas demandas son desafíos, dignos de inversión y compromiso».

Llegó a la conclusión de que «más allá de los factores específicos de estrés que uno puede encontrar en la vida, y más allá de la percepción y respuesta a esos eventos, lo que determina si el estrés le causará daño es si el estrés viola o no su sentido de coherencia».

Según Antonovsky, los tres factores que son esenciales para un sentido de coherencia son:

  • Comprensibilidad: la sensación de que las cosas suceden de manera predecible y pueden ser entendidas de una manera en que el futuro tenga sentido
  • Manejabilidad: confianza en la capacidad de responder para cuidar de las cosas y responder a ellas de manera apropiada y significativa y de manera controlada
  • Sentido: una comprensión de que las cosas valen la pena y tienen sentido y que tenemos buenas razones para hacer lo que hacemos y un sentido de propósito

Diseño salutogénico del espacio de trabajo

Resulta interesante comprobar que la definición de sentido de coherencia atribuye un papel al ambiente externo. En otras palabras, es posible ayudar a las personas a desarrollar un sentido de coherencia en su entorno, en el que podemos incluir tanto su entorno físico y como el cultural.

Este tema ya ha sido explorado por diseñadores e investigadores, pero el enfoque actual en el bienestar y el diseño implica que su tiempo aún esté por llegar.

Alan Dilani, fundador de la Academia Internacional de Diseño y Salud (IADH) y cofundador de la revista World Health Design, publicó en 2008 un estudio en la revista Design and Health Scientific Review titulado Psychosocially supportive design: A salutogenic approach to the design of the physical environment, en el que concluía que «mientras que la práctica clínica se centra en el tratamiento de la enfermedad, también hay una serie de investigaciones que sugieren que la calidad de nuestro entorno cotidiano tiene un papel muy importante que desempeñar en el mantenimiento del bienestar».

Jan Golembiewski llegó a la misma conclusión general en su artículo de 2012 sobre Salutogenic design: The neural basis for health promoting environments en la revista World Health Design Scientific Review.

Este tipo de investigación está sentando las bases para una nueva forma de considerar la construcción y el diseño del espacio de trabajo de tal manera que se centre en los factores determinantes del bienestar. De hecho, muchos diseñadores ya están adoptando este enfoque, aun cuando no entiendan del todo los principios salutogénicos que lo sustentan.

Cuando hacen el espacio de trabajo más manejable en los términos del trabajo basado en la actividad, con control de las condiciones ambientales, capacidad de relajarse, provisión de productos ergonómicos y acceso a la luz natural y al aire fresco, están añadiendo coherencia a la sensación de un individuo.

Cuando hacen que el trabajo tenga sentido, con un sentido de comunidad, una comprensión de cómo el papel de un individuo afecta a la organización y al mundo en general y cómo la empresa cuida el medio ambiente, están contribuyendo al sentido de coherencia de un individuo.

Cuando hacen que el espacio de trabajo y el trabajo sean físicamente comprensibles, con colores, marcas, paisajes, acústica y líneas de visión, están contribuyendo al sentido de coherencia de un individuo.

El diseño biofílico ya ha llegado al público general y no sería una sorpresa ver que el diseño salutogénico es la próxima gran idea.

Click to rate this post!
[Total: 2 Average: 5]