TO SEDUS WEBSITE

Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

La oficina como centro para la comunidad

La gran crisis financiera de principios de siglo ya había dado una buena sacudida a la visión neoliberal de la empresa. La globalización de los procesos productivos, los cambios tecnológicos y medioambientales y las consecuencias sociales de la crisis trajeron una gran incertidumbre a las empresas y a la sociedad. Ahora, la COVID-19 ha acelerado el reconocimiento de la necesidad de cambio. Llega la era de la oficina como centro para la comunidad.

Hasta hace pocos años, se consideraba que el principal modelo empresarial era la maximización del beneficio. Hoy en día, existe un creciente interés por prácticas empresariales responsables que ahora sabemos que combinan el éxito competitivo a largo plazo con resultados sociales beneficiosos. Se trata de una forma de hacer negocios que presta atención a las comunidades y se compromete con ellas en forma de estrategias y valores compartidos que ayudan a construir relaciones estrechas basadas en la confianza.

Comunidad
Con las flexibles mesas se:lab sobre ruedas, la silla apilable se:mood y el taburete se:fit, el espacio se puede adaptar a todo tipo de eventos y actividades en un abrir y cerrar de ojos.

Las ventajas para las empresas que aplican este nuevo modelo son muchas y se pueden resumir en equipos más cohesionados y personas más motivadas, mayor identificación de las personas con los valores de la empresa, mayor atractivo para el talento, mayor capacidad de innovación y de respuesta al mercado y, por último, aumento del valor de la marca.

Como parte de esto, las empresas deben implementar estrategias orientadas a la comunidad y pensar en sus oficinas como centros físicos universales. Tener una oficina en la que la gente pudiera reunirse y hablar era importante antes de la COVID-19. En la era pospandémica, con el auge del modelo de trabajo híbrido, que implica que la gente trabajará fuera de la oficina durante largos períodos, esta función cobrará aún más importancia.

Consejos para transformar la oficina

Espacios comunitarios

La oficina es indispensable como lugar de encuentro para socializar y como herramienta para realizar actividades y eventos que refuercen el sentido de comunidad y pertenencia. Los eventos que implican a la comunidad interna pueden abrirse también a personas ajenas a la organización.

Para apoyar estas actividades, que pueden funcionar de formas muy diferentes, las oficinas deben estar dotadas de mobiliario y equipos adaptables y con capacidad de respuesta, capaces de optimizar el espacio y los recursos. De este modo, la oficina puede ofrecer siempre el espacio ideal para una amplia gama de actividades de reunión y socialización. Para las empresas que organizan eventos comunitarios con regularidad, los espacios dedicados pueden ser una opción mejor. Incluso en estos casos, lo mejor es crear espacios que sean flexibles y adaptables a actividades y eventos diferentes.

Nuevo concepto para el puesto de trabajo individual en el Open Space, compuesto por una silla se:motion, una mesa se:lab table y un sofá se:works, que trae el confort del hogar a la oficina.

Espacios para el diálogo

El diálogo, el intercambio de conocimientos y el acceso a la información son partes fundamentales de una estrategia para aquellas empresas que quieren basar su capacidad de innovación en una comunidad interna fuerte. Para llevar a cabo este tipo de estrategia, la empresa debe poner en marcha diversas herramientas y espacios. En las culturas de trabajo híbridas, el papel de la oficina es especialmente importante. Las investigaciones muestran la importancia de un lugar físico en el que las personas puedan reunirse y colaborar, especialmente como forma de crear y adoptar una cultura de trabajo compartida. Las empresas deben diseñar sus oficinas con zonas para reuniones, talleres y trabajo en equipo, equipando cada una de ellas con el mobiliario y las herramientas necesarias para facilitar el diálogo, así como el intercambio y la creación de ideas. Esto puede incluir pizarras y paredes para escribir, mesas reconfigurables, asientos flexibles, etc.

Sentirse como en casa

Para que una empresa tenga una relación de confianza con sus empleados, es importante aceptar los comportamientos y necesidades de las personas. La gente está cada vez más acostumbrada a trabajar alternando casa y oficina. En muchas oficinas, habrá menos puestos de trabajo «asignados» y cada vez más puestos de trabajo compartidos, lo que puede crear una sensación de desorientación en las personas. El uso de muebles «híbridos» en la oficina, es decir, que valgan en la oficina pero que también podrían funcionar bien en un entorno doméstico, y la creación de zonas de trabajo cómodas que imiten entornos domésticos son dos principios que las empresas pueden adoptar para que la gente se sienta más a gusto.

Centrarse en el bienestar

El primer paso para crear confianza entre la empresa y sus empleados y sentar las bases de una comunidad es centrarse en el bienestar de las personas, haciendo que se sientan en el centro de lo que hace la empresa. La oficina debe estar diseñada para apoyar el flujo de trabajo de la empresa, pero sobre todo para garantizar el bienestar y la salud de su gente. Son muchos los factores a los que hay que prestar atención, pero sobre todo es importante garantizar que las personas puedan mantener una postura corporal lo más correcta posible y que puedan adaptar el mobiliario a sus necesidades. En una cultura de trabajo híbrida, como la auspiciada por la pandemia, se ha visto un aumento estadísticamente notable de enfermedades causadas por una mala postura al trabajar con mobiliario doméstico. Por eso es doblemente importante que las empresas se interesen por la forma en que los empleados trabajan desde casa y les ayuden a crear una «home office» centrada en su bienestar.

Otros artículos interesantes:

Click to rate this post!
[Total: 0 Average: 0]