TO SEDUS WEBSITE

Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

«Para ciertas actividades no hace falta una mesa» – Una entrevista con Robin Rizzini, diseñador de se:living

El diseñador Robin Rizzini se ha marcado el objetivo de integrar el «soft seating» en el contexto laboral con el diseño del sofá se:living para Sedus. En esta entrevista, nos ofrece una visión entre bastidores del desarrollo del producto y de la reciente evolución del segmento.

Robin Rizzini am Schreibtisch

Señor Rizzini, para empezar, nos gustaría obtener de usted una valoración sincera: ¿Cuál es la relación entre los sofás y el espacio en general?

Es una relación muy importante. En el mundo, todo objeto está relacionado con otro. La cucharilla se relaciona con la taza y la mesa y crea una sensación de tamaño, proporción y equilibrio cromático. El coche se relaciona con los edificios, que a su vez se relacionan con la ciudad, y así sucesivamente. En este caso concreto, el sofá en general es una parte importante del interior, y para mí tiene que ser un objeto que no pida a gritos ser visto, sino que establezca inmediatamente una buena relación con el usuario. Tiene que ser acogedor y crear una sensación de armonía por sí mismo.

A menudo el sofá se asocia simplemente con «relajarse y ver la tele». ¿Qué funciones cree que debe cumplir un sofá?

Bueno, hoy en día actuamos de forma diferente a como lo hacíamos hace 15 años. El mundo ha cambiado muchas veces y hemos experimentado una revolución tecnológica inimaginable a principios de la década del 2000. Para muchas personas, relajarse después del trabajo significa más trabajo, pero de forma relajada. Revisar el correo electrónico hasta altas horas de la noche, ver Netflix o participar en las redes sociales es algo que podemos hacer con un solo dispositivo y normalmente a la misma hora. El televisor es menos importante. Son más grandes, sí, pero están fijos en una posición y, en definitiva, no son tan flexibles. Lo que todos queremos, a fin de cuentas, es flexibilidad y, en el caso de un sofá, eso podría significar dar a los clientes la opción de trabajar en mesas integradas y cargar su dispositivo con comodidad y relajación.

¿Sofá y oficina? Sí, es posible. ¿Cuándo comenzó el sofá su conquista de la oficina y qué importancia ha adquirido en el mundo laboral?

Hace unos años comenzó una «revolución» en el mundo del trabajo. Interioristas, arquitectos y diseñadores se cuestionaron la forma de trabajar y de pasar el tiempo en la oficina, si era tan necesario depender del escritorio. La Covid-19 ha acelerado drásticamente este proceso y, al mismo tiempo, ha puesto sobre la mesa otras cuestiones fundamentales. La respuesta es que no se necesita un escritorio para algunas actividades. Las conversaciones informales o incluso las reuniones realmente largas pueden celebrarse en un sofá. Conferencias telefónicas, entrevistas de trabajo, trabajo concentrado, presentaciones en grupos pequeños, otras actividades ligeras, todo ello puede llevarse a cabo también en un sofá. Todas estas actividades pueden tener lugar en asientos blandos, en la cafetería de la empresa o en una zona lounge especial. Estos espacios y esta forma de trabajar fomentan el intercambio en lugar del aislamiento, están más centrados en las personas y son menos intrusivos.

Boceto de Robin Rizzini

¿Qué es elemental en el diseño para que un sofá sea percibido como «cómodo, práctico y con estilo»?

No es algo tangible. Es un equilibrio de buen diseño, buena artesanía y años de experiencia y pericia, ¡tanto de los diseñadores como de la empresa!

¿Qué cree que debe tener un sofá para reunir todas las características de un clásico atemporal?

Aquí tampoco se da una regla exacta. Pero yo diría que si los diseñadores de interiores saben jugar bien con las proporciones, los detalles y la sensación de confort, ya van por buen camino. Luego hay que adaptarse a la empresa con la que se trabaja, porque cada empresa tiene su propio lenguaje y tradición que hay que interpretar y no llevar en una dirección completamente diferente. Por último, pero no por ello menos importante, el mercado es mucho menos predecible hoy en día que hace 20 años, una época en la que se podía diseñar un producto imperecedero o intentar crear un clásico atemporal.

Entwurfsskizze Robin Rizzini

Usted ha diseñado recientemente un sofá para Sedus. Para la empresa, se:living supone la entrada en el sector del «soft seating». ¿Qué elementos tuvo en cuenta en su diseño para que el modelo fuera adecuado para su uso en oficinas?

Como se trata del primer sistema de asientos tipo sofá para Sedus y la empresa tiene un patrimonio muy técnico, me pareció buena idea crear un equilibrio entre un producto bien proporcionado y muy cómodo, por un lado, y elementos «activos», por otro. Por ejemplo, mesas unidas entre sí (suspendidas lateralmente si no hay reposabrazos) o mesas entre los asientos, mesas esquineras y mesas independientes para completar la gama de superficies que pueden utilizarse con el sistema. Desde una simple reunión informal hasta el trabajo en grupo o actividades más dedicadas, ya sea en un despacho privado, una zona pública, un salón o una cafetería. El sistema consta de elementos adecuados para el entorno de la oficina moderna, con el valor añadido de introducir asientos de doble profundidad para una forma más informal de reunirse y sentarse, sillones asimétricos o módulos en ángulo para conversaciones más íntimas a distancia. Todos los modelos pueden equiparse además con conexiones eléctricas y puertos USB.

Y por último, una pregunta personal: ¿Cuál es la mejor forma de relajarse tras un largo día de trabajo? ¿Quizás en el sofá?

Curiosamente, la vida me llevó a un pequeño piso en Milán, donde viví sin sofá durante mucho tiempo. Tampoco tengo televisor, así que nunca sentí el impulso de sentarme y encender la pantalla. Lo que sí sé es que mi sofá ideal tendría que ofrecer mucho espacio, conectividad y unas pequeñas estanterías para libros, revistas, tecnología y bebidas. Mi tiempo de relajación no siempre es el mismo, pero a menudo pienso en un momento solo para mí con una buena copa de vino y algo para dibujar o una lectura nocturna. ¡Posiblemente en una terraza con vistas al mar de Liguria!

Acerca de Robin Rizzini:

Robin Rizzini nació en Génova en 1973 y tiene raíces italo-británicas. Se licenció en la Escuela Politécnica de Diseño de Milán, donde también impartió clases en el Master de Diseño Industrial. Fundó su propio estudio de diseño en 2006 y Studio Metrica tres años después. Rizzini trabaja por cuenta propia desde 2018.

TEXTO DE JOHANNA SOIKA | ILUSTRACIONES / FOTO DE ROBIN RIZZINI

 

Últimos posts publicados:

Click to rate this post!
[Total: 0 Average: 0]