IR A LA WEB DE SEDUS

Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

Sedus: ergonomía y bienestar en la oficina

Las raíces de la ergonomía y bienestar modernos se encuentran en Waldshut, una pequeña ciudad al sur de la Selva Negra, en la orilla alemana del Rin, la frontera natural entre Alemania y Suiza. Han pasado casi cien años desde que Sedus presentó la legendaria «Federdreh», la primera silla giratoria con suspensión del mundo, el antepasado común de todas las que vemos hoy en nuestras oficinas. Fue un gran paso adelante en el bienestar que la firma repetiría 45 años más tarde con la primera silla diseñada para una nueva era de asientos dinámicos.

Federdreh (1926) – se:line (2016)

En la actualidad, estamos acostumbrados ya a exigir la última tecnología en cada producto y dispositivo que utilizamos. Queremos que nuestros coches incorporen tecnologías como el ABS y ESP, además de airbags y navegadores, para ir y volver del trabajo de forma segura cada día. En su mayor parte, esta sofisticada tecnología nos resulta invisible o pasa desapercibida. Lo mismo ocurre con la tecnología que se incorpora a los asientos de nuestra oficina, que nos mantiene cómodos y cuida nuestro bienestar a lo largo de la jornada laboral. Ergonomía y bienestar: algo esencial, pero que a menudo damos por sentado.

Las raíces del bienestar

En 1871, un joven ingeniero llamado Albert Stoll se trasladó de la ciudad de Bad Cannstatt a Waldshut sin saber que estaba a punto de cambiar el mundo de la oficina y de establecer una dinastía pionera que pasaría a su hijo y a su nieto. Su sueño inicial había sido crear una fábrica de sillas de cafetería y mecedoras utilizando un proceso de doblado de la madera con agua.

Un año más tarde fundó una segunda empresa en Klingnau, Suiza. Durante la década de 1890, la producción se había centrado ya en los asientos de oficina, inicialmente con la creación de una silla de cuatro patas que incorporaba un mecanismo de ajuste de altura y giro basado en una columna con un accionamiento roscado.

Su hijo, Albert Stoll II, asumió más tarde el mando y adoptó el espíritu pionero de su padre. Proclamó que «la silla es un elemento cada vez más importante como herramienta de trabajo» y comenzó a desarrollar intuitivamente sus propias ideas sobre lo que ahora llamaríamos ergonomía, mucho antes de que se acuñara el término.

En 1926, en la feria de Leipzig, presentó por primera vez al público sus ideas principales. El producto que presentó, el mecanismo patentado «Federdreh», con su columna central giratoria y su respaldo ajustable, es considerado con razón el antecesor de todas las sillas de oficina modernas.

La creación de la oficina moderna

Por supuesto, este no es el final de la historia. Tres de sus cuatro hijos desempeñaron un papel decisivo en la creación de la moderna industria alemana del mobiliario de oficina. Albert Stoll III tomó el control del brazo suizo de la empresa, que se convertiría en Giroflex, con sede en Coblenza.

Mientras tanto, Christof y Martin Stoll asumieron la responsabilidad conjunta del negocio de Waldshut, hasta que su división en 1958. Christof tomó las riendas de las instalaciones de Waldshut y desarrolló la nueva marca Sedus. Exhibió el mismo celo visionario que sus antepasados, marcando el comienzo de una nueva era de éxito comercial para la empresa, junto con la creación de una nueva y vasta instalación de investigación y desarrollo en 1970.

Este enfoque pronto dio sus frutos. En 1973, una nueva generación de diseñadores desarrolló un mecanismo que marcaría el comienzo de una nueva era de diseño ergonómico. La mecánica «Similar» que crearon es ahora la tecnología estándar en los asientos de oficina de todo el mundo, pero en el momento de su introducción no tenía precedentes tanto por su sofisticación como por su visión de futuro. El mecanismo controla la inclinación del asiento y del respaldo de forma que imita los movimientos naturales del cuerpo humano. Es decir, la silla está en contacto constante con el usuario, apoyándolo en cualquier posición en la que se encuentre sentado y evitando así todas las tensiones sobre determinadas partes del cuerpo, como la parte baja de la espalda, que son la causa de tanta incomodidad, dolor y absentismo.

La relación entre sostenibilidad y bienestar

Sin embargo, el enfoque visionario de Christof Stoll no se limitó a los productos de la empresa. Ya en la década de 1950, se interesó activamente por las credenciales medioambientales de las operaciones de la empresa. Por su parte, su esposa Emma se aseguraba de que la plantilla recibiera menús nutritivos y equilibrados durante la jornada laboral.

Ambos transfirieron su participación en la empresa en 1985 a la Fundación Stoll VITA, que, entre otras cosas, lucha por una mejor nutrición. En 1995, la empresa familiar comenzó a operar con el nombre actual de Sedus Stoll AG. La Fundación tiene su sede actualmente en los edificios originales de la empresa junto al Museo de la Silla Stoll, que alberga una colección de los productos que han marcado los 145 años de historia de la empresa.

Un legado duradero

El legado de su trabajo pionero en el campo del diseño de oficinas y el bienestar continúa en la actualidad. En el año 2000, Sedus introdujo en el mercado la primera silla con un ángulo de apertura de más de 40 grados, con lo que el usuario podía trabajar en una posición casi horizontal. La solución perfecta para los que trabajan con tecnología moderna. En 2012, Sedus desarrolló un nuevo concepto de asientos cinéticos que ha sido patentado sobre la base de seis principios únicos. Parece que la capacidad de innovación de la empresa no tiene límites.

Sedus sigue demostrando cómo responder a las exigencias de los puestos de trabajo modernos con soluciones actuales y orientadas a las necesidades. La oficina del siglo XXI debe satisfacer las exigencias ergonómicas de las personas en los puestos de trabajo, permitiéndoles trabajar en una amplia gama de posturas, incluyendo sentarse y ponerse de pie, a la vez que les anima a moverse y colaborar con los demás.

Sin embargo, la innovación ya no consiste únicamente en el diseño de productos físicos, sino también en el uso de herramientas de productividad digital. Así, Sedus ha desarrollado una tecnología que permite a los empleados encontrar el puesto de trabajo disponible más cercano en un edificio, así como localizar a sus compañeros de trabajo en la oficina; una suerte de navegador totalmente acorde con una larga historia de innovación ligada a la productividad y el bienestar de las personas.

Click to rate this post!
[Total: 0 Average: 0]