IR A LA WEB DE SEDUS

Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

Por qué el trabajo basado en la actividad es una solución cada vez más popular

El lenguaje que utilizamos para describir el trabajo y los espacios de trabajo evoluciona casi tan rápidamente como el propio lugar de trabajo. No obstante, si hay un término que encapsula el pensamiento más de vanguardia en la actualidad, este es el de «Trabajo Basado en la Actividad» (ABW, por sus siglas en inglés). Como suele suceder con estas ideas, no hay nada mágico ni siquiera novedoso en esto. ABW se limita a describir un espacio de trabajo que ofrece a las personas la posibilidad de elegir cómo, cuándo, con quién y dónde trabajan. En una oficina, esto significa ofrecer una selección de entornos de trabajo, cada uno diseñado para un tipo diferente de actividad. Por lo tanto, normalmente incluiría estaciones de trabajo tradicionales, una selección de áreas de reunión y colaboración y espacio para el trabajo en silencio y zonas para reuniones confidenciales, así como cafeterías y espacios de descanso.

Tanto dentro como fuera de la oficina, el trabajo basado en la actividad se ve facilitado por la tecnología y una cultura abierta, que permite a los empleados trabajar desde cualquier lugar.

Como hemos señalado antes, nada de esto es nuevo. La idea se formuló por primera vez como modelo de espacio de trabajo en la década los 80, pero la realidad es que todos hemos experimentado los entornos ABW incluso antes de empezar a trabajar, porque también describe cómo se diseñan y gestionan los colegios y universidades. Los adultos recuperan el tiempo perdido desde su infancia.

El trabajo basado en la actividad puede ofrecer una serie de ventajas sobre las formas más estáticas de diseño de la oficina.

Coste

Por lo general, es menos costoso que un diseño tradicional porque depende menos de estaciones de trabajo fijas y, por lo tanto, cambia el enfoque del edificio: de la ocupación a la facilidad de uso. Esto se caracteriza por un cambio de énfasis de la eficiencia a la efectividad y también por una reducción de la cantidad de espacio que ocupa una organización típica.  Incluso es probable que sea más eficiente, dado que las mesas en los diseños tradicionales de las oficinas suelen estar desocupadas más de la mitad de la jornada laboral.

Preparado para el futuro

Los modelos tradicionales están típicamente asociados con un fenómeno conocido como «batidora», que simplemente describe el costo de trasladar a las personas en respuesta a las reestructuraciones y cambios organizativos. Este es un problema que nunca puede ser completamente erradicado pero que puede reducirse cuando los empleados no son dueños directos de un puesto de trabajo o espacio en particular. ABW es intrínsecamente más sensible al cambio porque son las personas las que se mueven, en lugar de los muebles y los accesorios.

Escalabilidad

El trabajo basado en la actividad es el principio subyacente detrás de la nueva generación de campus tecnológicos por los que apuestan empresas como Apple, Google y Facebook. También es la base de las galardonadas oficinas de Sky Central en el oeste de Londres y de un número creciente de importantes sedes corporativas.

Pero su aplicación no se limita a los gigantes de los negocios. Como se ha visto recientemente con Thames Water, también tiene el potencial de transformar la cultura de trabajo de los espacios más pequeños. Además, es infinitamente adaptable a las necesidades de organizaciones específicas, precisamente porque ofrece un menú de opciones para elegir.

Concentración

Uno de los principales retos a los que se enfrentan las personas en el trabajo es la capacidad de trabajar sin interrupciones ni distracciones. Aunque se hace mucho hincapié en la acústica, la privacidad visual es un factor importante que debe tenerse en cuenta en el diseño.

Debido a que el trabajo basado en la actividad proporciona una gama de espacios de trabajo diseñados para tareas específicas, como espacios tranquilos, áreas de concentración y zonas de colaboración, cuenta con más capacidad para ofrecer a las personas la oportunidad de trabajar en espacios libres de distracciones.

Trabajo colaborativo

El trabajo basado en la actividad no solo ofrece los espacios adecuados para que las personas colaboren, sino que les deja claro que está bien moverse y trabajar con las personas con las que necesitan trabajar. También aumenta la probabilidad de encuentros fortuitos y, por lo tanto, no solo mejora el flujo de información interdisciplinario, sino que también fomenta los espacios casuales que son esenciales en el trabajo creativo.

Reclutamiento y retención

La capacidad de trabajar de forma autónoma y flexible es ya uno de los principales imanes del talento. La gente se siente literalmente atraída por entornos de trabajo ágiles que les permiten decidir por sí mismos la mejor manera de hacer las cosas. Y, por supuesto, ayuda a las organizaciones a guardarse un as en la manga en la guerra por el talento.

Sostenibilidad

Debido a que un entorno ABW suele utilizar mucho menos espacio que un modelo tradicional, su menor superficie va de la mano con una menor huella de carbono.

Bienestar y productividad

La capacidad de desplazarse en el espacio de trabajo tiene inevitablemente una serie de beneficios asociados con el bienestar, entre ellos la posibilidad de cambiar de postura y de entorno y de abordar los problemas comúnmente asociados con el trabajo sedentario.

La autonomía es también un factor importante para fomentar el bienestar y la productividad. En su trabajo seminal sobre las seis variables determinantes de la productividad, Bill Bordass y Adrian Leaman, del Usable Buildings Trust, califican como factor número uno la Comodidad y el Control Personal.